lunes, 25 de septiembre de 2017

Tenemos un invitado nuevo: el otoño

Llegó el otoño. 

Bueno, por lo menos en el calendario, porque miramos a los árboles y parece que no se han dado cuenta. Miramos los termómetros y ellos, ajenos a nuestro calendarios, ni suben ni bajan. En todo caso parece que suben. 

Pero lo cierto es que el otoño ya llegó. Y como cuando viene unx amigx queridx a casa, nos esforzamos porque se sienta lo mejor posible. Limpiamos algo más de lo habitual y aprovechamos para ordenar algún libro que parece tener pereza por estar junto al resto en la estantería.

Llegó el otoño; también en Ayelén. Y lxs peques (en este caso) los mayores, también han querido que nuestro invitado se sienta agustito cuando llegue.

Así que han salido con bolsas de basura y guantes y se han puesto a limpiar. Y no sólo cerquita de Ayelén, si no que se han animado y se han dado un buen paseo recogiendo colillas, plásticos y todo tipo de basuras. Se han quedado sorprendidos de la cantidad de desperdicios que hay por las calles. Se han indignado. Y nos han pedido expresamente que os preguntemos: ¿por qué tiramos todo esto al suelo?


Pero lxs peques también han aprovechado para recoger los regalos que el otoño nos empieza a dejar: piñas, hojas... 
Yo lo coloco aquí, tu lo pones allá... 
Un poco de cola, un poco de cariño y una mirada atenta dan como resultado un hermoso mandala. 

Este es tu regalo, otoño. Bienvenido. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario